viernes, 22 de octubre de 2021

Apuntes para una renovación de la métrica: arte menor y arte mayor

 Seguro que todos hemos oído desde una edad muy temprana, en clases de literatura, en la escuela o en el instituto aquello de arte mayor y arte menor. Quienes dediquéis vuestro tiempo a asuntos literarios ya sea profesional o desinteresadamente, seguramente lo habréis seguido oyendo en tratados de todo tipo, en análisis textuales en verso etc. Y consiste en la clasificación de la poesía en dos grandes grupos según el número de sílabas que componen cada verso. Esto gráficamente se expresaría en la siguiente tabla: 



La distinción o dicotomía que se nos propone es de hecho bastante acertada y lógica teniendo en cuenta que la cantidad de sílabas métricas en un verso alteran sustancialmente la naturaleza formal del mismo.

 En el arte menor la pausa versal y la rima se dan con mayor frecuencia, lo cual tiende a darle al poema unas cualidades de ligereza y carácter popular que el verso de arte mayor no posee, mientras que su contrapuesta siempre se nos ha dicho que tiene unas cualidades de solemnidad y es más apto para temas serios y profundos... 

Lo anteriormente expuesto en cursiva no es en realidad una cita de ningún autor (pues espero que ningún estudioso tenga el valor de ser tan categórico) pero si que es en general una suerte de reduccionismo generalizado con respecto al uso y motivo del arte menor y el arte mayor, y que permanece en el imaginario colectivo a través de los años. 

Lo que podemos afirmar es que ambas formas requieren de procesos compositivos diferentes entres sí  y para afirmar esto podemos retrotraernos a la forma etimológica de la palabra "arte" Esta proveniente del latín ars y no se define en términos de creación estética como actualmente, sino en términos de "oficio" o "técnica". Esto nos sitúa en una perspectiva totalmente diferente ya que ahora esta clasificación nos es dada en relación a la producción del texto y no al producto final. Es de hecho un disparate asignar algo tan matemático como el número de silabas al contenido o fondo del poema. Lo más conveniente para no limitar las posibilidades creativas es ver esta cuestión, y esta división más como un recurso que como una norma. Ahora bien si lo vemos como un recurso y no como una norma desde la óptica puramente formal ¿Qué podríamos afirmar, pues?


    1. Que como ya hemos dicho antes, la frecuencia con que se da la pausa versal es más grande en el arte menor, dando como resultado una dicción más distendida. 

   2. Que en caso de seguir un patrón acentual fijo, el arte mayor se vuelve más complejo a medida que aumenta su numero de sílabas en tanto que surgen más posibilidades de combinar silabas acentuadas y no acentuadas. En caso de no seguir un patrón acentual este punto no es aplicable.

   3.Que en en caso de establecer una correlación en la que se haga coincidir la estructura sintáctica y la estructura versal, (como suele ser en la mayoría de casos más allá de encabalgamientos y recursos similares) el arte mayor tiende a una mayor acumulación de léxico debido a que en un verso largo hay más "espacio para meter palabras". En caso de no hacer corresponder sintaxis y verso este punto no es aplicable.

Dicho esto quedan las cartas sobre la mesa y ya solo queda que quien decida usar una u otra forma métrica lo haga libremente y con independencia de las jerarquías textuales elaboradas por gran parte de la tradición.  Como ejemplo y para cerrar os dejo el fragmento de un poema de Sor Juana Inés de la Cruz hombres necios que acusáis donde vemos un uso muy elaborado en su expresión de una forma de octosílabo (además de increíblemente moderno en su contenido)


¿Cuál mayor culpa ha tenido
en una pasión errada:
la que cae de rogada,
o el que ruega de caído?

¿O cuál es más de culpar,
aunque cualquiera mal haga:
la que peca por la paga,
o el que paga por pecar?

Pues ¿para qué os espantáis
de la culpa que tenéis?
Queredlas cual las hacéis
o hacedlas cual las buscáis.

Dejad de solicitar,
y después, con más razón,
acusaréis la afición
de la que os fuere a rogar.

Bien con muchas armas fundo
que lidia vuestra arrogancia,
pues en promesa e instancia
juntáis diablo, carne y mundo.



domingo, 17 de octubre de 2021

Samantha Barendson : "Detesto los poemas de catarsis, no quiero que me tiren su basura, quiero que la transformen en algo"

 

Samantha Barendson
(© Rogier Maaskant | Poetry international)

Y la serie "Buena/ mala poesía, según les poetas" ataca (?) de nuevo, esta vez de la mano de Samantha Barendson. La poeta franco-italo-argentina ofrece definiciones que se acercan a la idea de la poesía disciplina, uno de los cuatro acercamientos que esbozábamos acá). Pero como siempre decimos, no nos crea, compruébelo: 

***

- ¿Qué es un buen poema?

-Un buen poema es un texto que me provoca una reacción física. Soy una persona bastante animal, no tanto cerebral, y necesito que el arte en todas sus formas haga reaccionar mi cuerpo. Quiero leer un poema y sentir cosquillas en la panza, lágrimas en los ojos, latidos en el corazón, vértigos, mareos, lo que sea pero algo.

- ¿Qué es un mal poema? 

- Hubiese podido contestar que un mal poema era aquel que no me provoca nada. Sin embargo hay buenos poemas que no me provocan nada y no por eso son malos, no me corresponden, nada más. El mal poema es otra cosa, es un texto chato y aburrido donde, al leer, podemos sentir al autor detrás haciendo muecas, exagerando el tono, eligiendo palabras como si esto fuese un concurso de elocuencia y ortografía. 

- ¿Qué es un/a buen/a poeta? 

- No sé si podemos separar al creador de su obra… Podríamos hablar de otro tema, de la capacidad que tienen (o no) los poetas para leer sus poemas en voz alta frente a un público. Para mí un buen poeta es aquel o aquella que escribe buenos poemas (obvio) pero también aquel o aquella que logra transmitir de manera precisa el sonido, el ritmo, la musicalidad, los silencios de tu texto. 

- ¿Cuándo te gusta un poema?

- Me encanta cuando un poema llega en el momento justo y aparece como si me estuviese diciendo algo o dándome la solución a algún problema del momento. 

- ¿Cuándo no te gusta un poema?

- Cuando el autor o la autora no ha sabido poner la distancia suficiente entre su vida y el supuesto objeto literario que tengo entre las manos. Detesto los poemas de catarsis, no quiero que la gente me tire su basura, quiero que esa misma gente mire su basura y la transforme en algo. Poner palabras en una hoja no es suficiente para llamar aquello poesía.

- Se supone que el debate sobre forma y contenido está saldado, que hay contenido de la forma y forma del contenido. ¿La poesía actual que leés refleja ese equilibrio? 

- En realidad me sigue interesando más la forma que el contenido. Me cuesta leer o escuchar las producciones de poesía sonora o semántica (aunque de a poco logro entender el propósito). Soy una gran lectora de novelas y pretendo que la poesía también me cuente algo. Necesito que una recopilación de poemas sea dos cosas: una serie de poemas que se pueden leer independientemente los unos de los otros; una historia compuesta de aquellos mismos poemas.

- ¿Estás satisfecho/a con el lugar que ocupa la poesía en el espacio cultural/ literario?

- Mhhhh… Peor es nada [risas].

jueves, 30 de septiembre de 2021

Apuntes para una renovación de la métrica: Introducción



 He decidido abrir esta sección para dar cabida a la gran cantidad de fenómenos estrófico-formales que no puedo incluir en la sección estrofas en peligro de extinción, bien porque son demasiado antiguos y por lo tanto nunca llegaron a aplicarse con posteriorioridad a la consolidación del castellano o español como lengua independiente, bien porque siempre han pertenecido a a otras lenguas o tradiciones, o bien porque su uso en español ha sido tan reducido que no se considera un fenómeno métrico como tal. En este sentido muchos de los ejemplos quizá resulten extraños al principio para algunos lectores, pero espero encarecidamente que el ávido buscador de nuevas formulas al leerlos en voz alta encuentre un soplo de aire fresco con respecto a las manidas fórmulas que los adoradores del verso clásico se empeñan en imitar continuamente, mientras que los dedicados al verso libre ni siquiera se plantean. Es un hecho evidente que en la sección anterior el afán renovacionista está muy presente, y de hecho no dejará de estarlo, pero aquí las posibilidades podrán darse en una disparidad mucho mayor por lo anteriormente expuesto (ritmos aliterativos, pies métricos, adaptación de formas clásicas griegas, sánscitas, etc, rima inicial, creación de patrones rítmicos, versículo y paralelismo etc) 

Espero vuestros ojos en las letras que se nos vienen.


sábado, 11 de septiembre de 2021

Roger Santiváñez : "La poesía es un no lugar"

Porque ni siquiera una pandemia puede con El Teclado Excéntrico (???), tenemos el gusto de ofrecer al fiel lectorado una nueva entrega de la serie "Buena/ mala poesía, según les poetas". Y en esta ocasión es Roger Santiváñez quien tiene la amabilidad de responder a nuestras preguntas. Es Interesante constatar que sus definiciones pueden enmarcarse en el acercamiento que habíamos definido como "la poesía como espejo". Pero vaya y lea, no se distraiga, caramba! Estos lectores dispersos, en todo hay que estar...

***

- ¿Qué es un buen poema?

Un buen poema es el que me conmueve y/o el que me hace disfrutarlo. 

- ¿El gusto personal como parámetro absoluto? ¿No hay poemas que, por más que no coincidan con tu estética, reconozcas como buenos?

- Si, claro, podria reconocerlos como buenos.

- ¿Qué es un mal poema?

Un mal poema es el que no me dice nada, que no me suscita reaccion alguna. 

- ¿Todo poema que no te "llegue" es malo? 

- Quiza no sea malo, desde algun punto de vista; pero si no me gusta, ahi queda la cosa.

- ¿Qué es un/a buen/a poeta?

Un buen/a poeta es -sencillamente- quien escibe un buen poema.

- ¿O sea uno que te guste a tí? ¿No hay buenos poetas que no coincidad con tu estética?

- Puede que haya buenos poetas, segun un criterio distinto al mio. Pero si no me gustan, no pasa nada (para mi).

- ¿Cuándo te gusta un poema?

Un poema me gusta cuando disfuto de su lectura. 

¿Cuándo no te gusta un poema?

No me gusta un poema cuando no siento nada al leerlo. 

Se supone que el debate sobre forma y contenido está saldado, que hay contenido de la forma y forma del contenido. ¿La poesía actual que leés refleja ese equilibrio?

La poesia que leo actualmente,es decir, la que mas disfruto es la neobarroca o su deriva en la 'poesia del lenguaje' y si: mantiene ese equilibrio.

- ¿Estás satisfecho con el lugar que ocupa la poesía en el espacio cultural/ literario?

Si, estoy satisfecho porque -como deber ser- es un no lugar.

viernes, 20 de agosto de 2021

Estrofas en peligro de extinción II: Las coplas de pie quebrado

                                       


Al igual que en el post anterior de esta sección hablaremos de una forma poética de arte menor, polimétrica y muy musical. No en vano, es mi intención recuperar especialmente formas de arte menor, pues si la poesía medida supone una minoría dentro del panorama actual, el uso de estas  supone sin duda la minoría dentro de la minoría, salvando ciertas excepciones como la décima, aún vigente. Volviendo al tema que nos atañe, la estructura de las coplas de pie quebrado es relativamente simple: Si tomamos como ejemplo las variantes propuestas por Jorge Manrique tendrían un esquema métrico de 8a/8b/4c/8a/8b/4c. Existen otras posibilidades de ejecución que veremos más tarde en la sección de variantes, pero he decidido adoptar la manriqueña como la "oficial" dada la gran repercusión que tuvo en la popularización de la misma. Por supuesto existen otros autores de coplas quebradas con anterioridad, pero la forma se daba de desordenada y en muchos casos sin demasiado rigor métrico. Un claro ejemplo de este uso primigenio son los gozos de Santa María del Arcipreste de Hita, de temática religiosa como era común en la Europa de la época.

 A continuación podemos ver con un ejemplo su estructura: se trata de un extracto del archiconocido coplas a la muerte de su padre. Qué poco original, pensareis, pero creo que la mejor manera de visualizar métricamente una estrofa es mediante un poema cuyo ritmo tenemos interiorizado de antemano.

Recuerde el alma dormida,      8a
avive el seso y despierte          8b
contemplando                          4c
cómo se pasa la vida,               8a
cómo se viene la muerte          8b
tan callando;                            4c


cuán presto se va el placer;       8d
cómo después de acordado       8e
da dolor;                                    4f
cómo a nuestro parecer             8d
cualquiera tiempo pasado         8e 
fue mejor.                                  4f


Como comentario podemos suponer que el cómputo silábico es deudor de la tradición castellana más profunda, pues al articularse en torno al octosílabo nos hace pensar en una posible relación con formas como el romance. El tetrasílabo que se intercala se puede explicar como la solución más natural a un acortamiento de la distancia silábica entre el inicio de verso y la pausa versal, ya que el hexasílabo apenas difiere del octosílabo y tanto el pentasílabo como el trisílabo no guardan la equivalencia entre formas pares. Ahora bien. ¿Porqué romper un octosílabo de esa manera? Es posible encontrar hasta tres razones que se explican a continuación:

La primera es que utilizar ritmos muy naturales o musicales resulta en un arma de doble filo, en tanto que, siendo más pegadiza una forma, más monótona y tediosa puede resultar. Si se da en tiradas de versos no muy largas, el pie quebrado supone una interesante solución a esta cuestión.

la segunda es que la tensión lectora va a recaer siempre en el tetrasílabo, posibilitando así tener un espacio versal diferenciado de los octosílabos donde introducir información que pueda (o no) ser tomada como relevante.

La tercera y esta es aplicable en exclusividad al caso de Manrique (y lo digo como un acierto por su parte) es que en un tipo de poema elegíaco un mayor numero de pausas versales en relación al número total del silabas generan más momentos de silencio en el poema, dotándolo así con mediante una buena lectura de un todo muy apropiado al contenido.


POSIBLES VARIACIONES

A la hora de una posible introducción de variaciones sobre la forma clásica hemos de tener en cuenta que, básicamente todo poema con una base isosilábica y versos de cuatro sílabas o menos intercalados son por definición versos quebrados. En cualquier caso es lógico pensar que para que este efecto se produzca, el número de versos cortos no debe exceder nunca el número de versos largos, ya que de lo contrario el ritmo del tetrasílabo pasaría a conformar el axis métrico del poema. En esta linea discursiva podríamos establecer que la proporción entre el numero total de versos y el número de versos quebrados supone el grado de continuidad métrica.

En cuanto al número de sílabas se admiten gran cantidad de variaciones. El arte mayor particularmente resulta interesante para intensificar el contraste entre el verso normal y el quebrado, aunque ha de tenerse en cuenta la equivalencia entre versos pares e impares a la hora de elegir el tipo de verso. En este sentido os dejo el humilde ejemplo de un servidor del uso del verso quebrado de arte mayor, concretamente de alejandrino  con tetrasílabos con una continuidad métrica de 3/2:


[...]
 
Haz de los relojes una angustia palatina
pie que suena
corre hacia la reina que sentada en el estrado
tez serena
grita la sentencia y con el as de guillotinas
falto en pena
hace de tu cuello un manantial rojo y dorado.
 
Corre, corre blanco que el futuro andando viene
se te piden
toques de clarín que ayer te esperan y esperando
todo incide
no alcanzas tus pasos y las raras horas tienen
si las mides
algo de absorbente cuando pasan crepitando
                                                                             
                                                          fragmento de El Reloj de Conejo Blanco

Finalmente si tenemos en cuenta la disposición de la rima solo cabe apuntar que este tipo de estrofa no requiere de patrones de rimado excesivamente complejos ya que la polirritmia dará de  por sí la nota característica a nuestra creación. En este sentido las posibilidades son casi infinitas.

domingo, 27 de junio de 2021

Mariano Rolando Andrade: "Muchos poetas viven en la contradicción de querer ser outsiders mientras pretenden el reconocimiento de sectores que rechazan"

 

Mariano Rolando Andrade

Presentamos, en esta nueva entrega de la serie "Buena/ mala poesía, según les poetas", a Mariano Rolando Andrade. Su perspectiva, centrada en la experiencia lectora individual, se acerca al punto de vista expresado por Luisa Futoransky. Compruébenlo leyendo lo que sigue.

***

- ¿Qué es un buen poema?

- Un buen poema es aquel al que llego en el momento adecuado. Ese momento preciso en el cual el poema me habla a mí. Con algunos poemas esa impresión dura toda la vida, con otros no. Hay poemas extraordinarios para otras personas pero a los que aún no llegue en el momento adecuado, y quizás nunca llegue. Después están las consideraciones estéticas, pero ahí nos adentramos en laberintos peligrosos.

- ¿Qué es un mal poema?

- Desconfío mucho de la calificación de "mal poema". Diría que no me gustan aquellos poemas en los que el autor pretende impresionar o exhibir una superioridad a partir de supuestos conocimientos o de la intertextualidad. Juegos crípticos, disparos directos o por elevación y "bromas privadas" en los que finalmente poco se dice, y el objetivo es pavonearse ante los pares o saldar cuentas que no interesan más que al autor.

- ¿Qué es un/a buen/a poeta?

- Aquel que tiene algo que decir y encuentra la manera adecuada de decirlo y de llegar hasta mí. Sus recursos musicales y estéticos cuentan, y pueden ser muy variados, pero al fin y cabo la última palabra siempre la tiene ese extraño camino que va del poema a mi espíritu.

¿Tan así, tan individual la cosa? ¿Un lector no puede "salir" de sí mismo, reconocer un poema como bueno más allá de su gusto personal? 

lunes, 24 de mayo de 2021

Daniel Freidemberg : "No puedo definir un buen poema: un poema o funciona o no"

Daniel Freidemberg 
(foto: Pascual Borzelli)

Esta vez es Daniel Freidemberg quien nos ofrece sus respuestas al cuestionario "Buena/mala poesía, según les poetas". En ellas nos regala toda una serie de definiciones, en las que destaca la del poema como sistema autárquico que sólo puede evaluarse o juzgarse en términos de funcionamiento.

También resalta la insistencia en la necesidad de considerarlo como un todo, sin extraer un eventual sentido o "mensaje" supuestamente independiente de los aspectos formales. Y se sorprende, no sin alegría, de la tozudez de la poesía como práctica en un contexto que poco la alienta.

Pero nada de holgazanear leyendo resúmenes: ¡vaya al texto!

***

- ¿Qué es un buen poema?

- Renuncié a contestar esa pregunta hace mucho, porque de las respuestas que fui encontrando o se me ocurrieron, muchas de ellas buenísimas, todas fallaron. Ninguna hubo que en algún momento no quedó desmentida por la realidad de la poesía, que siempre se las arregla para probar nuevos modos de ser. En todo caso, no es por atenerse a tal o cual fórmula que un poema funciona o no. Y esa es, para mí, la cuestión: funciona o no funciona. Si al leer un texto etiquetado como “poema” a uno “le pasa algo”, se le remueve algo a uno, se le prende una lucecita, quiere decir que funciona, y más si llega a ser una experiencia reveladora. Como la experiencia de lectura es siempre personal, íntima, intransferible, no hay garantía de que lo mismo le vaya a ocurrir a todos los lectores, pero algunos textos tienen más capacidad de remover, suscitar o iluminar que otros, y de afectar, por eso, a más personas.

- ¿Qué es un mal poema?

martes, 11 de mayo de 2021

José Kozer: "Busco entender cómo la poesía se cansa de sí misma"

    
José Kozer

Hola. Esto que van a leer es simplemente extraordinario (¡no, esto no, lo que viene después!). Y lo que van a leer es la respuesta a las ocho preguntas de la serie "Buena/mala poesía, según les poetas" de José Kozer. Y la respuesta de José Kozer fue nada menos que un ensayo. Esto, amigues, es un lujo, para este blog y para ustedes. Así que sinceramente espero que alguien  a cargo de un verdadero medio de comunicación lea esto y lo republique. 

Las preguntas eran éstas: 
  1. ¿Qué es un buen poema?
  2. ¿Qué es un mal poema?
  3. ¿Qué es un/a buen/a poeta?
  4. ¿Qué es un mal poeta?
  5. ¿Cuándo te gusta un poema?
  6. ¿Cuándo no te gusta un poema?
  7. ¿Estás satisfecho/a con el lugar que ocupa la poesía en el espacio cultural/ literario?
  8. ¿Por qué? ¿Qué te gustaría que cambiase (si corresponde)?
José Kozer:

    "Intentaré contestar las seis primeras preguntas, que en realidad son una sola: seis preguntas que constituyen una secuencia encadenada a las que es posible atender como conjunto.

jueves, 18 de febrero de 2021

El hermano del Presto (entrevista imaginaria)

Presto es un tuitero que se hizo conocido por amenazar a la vicepresidenta argentina. Si bien sus posturas de hater son conocidas, se sobrepasó a sí mismo al burlarse del femicidio de Úrsula Bahillo, lo que le valió la suspensión de su cuenta de Twitter. 

Tengo que confesar que cuando leí lo que había publicado me sorprendí. Me pregunté a quién se le podía ocurrir que algo así era gracioso, que era válido, que no era dañino. Cómo era esa persona. Y decidí imaginármelo. Pero como ponerse en la piel de alguien muy ajeno no es posible, decidí crear un personaje al que le costara menos, y le inventé un hermano. Y le hice una entrevista imaginaria. Acá va.

***

El hermano del Presto:
"Mi hermano no ve a nadie:
ni a los otros, ni a él mismo" 

(entrevista falsa a un personaje imaginario) 


- ¿Por dónde querés empezar?

- Por el principio, diría yo [sonríe]. La familia, en este caso. Y mi hermano fue el hijo perfecto.

- ...

jueves, 11 de febrero de 2021

Gaby Sambuccetti: "No hay malos poetas sino malos caminos"

 

Gaby Sambucetti

Proseguimos con nuestra serie "Buena/mala poesía, según les poetas". En esta ocasión es Gaby Sambucetti quien se presta a responder nuestro cuestionario. Y de nuevo, como en la entrega anterior, podemos asociar la visión de la poesía que se desprende con alguna de las cuatro concepciones -basadas en las primeras entrevistas- que habíamos usado para el test "¿Cómo ve usted la poesía?". Así, el acercamiento a la producción y a la lectura de poemas que construyen las respuestas de Sambucetti puede relacionarse con la idea de la poesía como proceso, en este caso con un énfasis en el contexto de producción y los aspectos extraliterarios (sociales y económicos).

¡Pero basta de introducciones! Preguntemos nomás:

***

- ¿Qué es un buen poema? 

- Desde mi visión polémica, discutible y escéptica de la realidad, un “buen poema” es la terminal de distintos procesos económicos, socioculturales e históricos que son bastante complejos.  Hay un fuerte componente social que opera sobre cómo va a juzgar la gente a determinada obra. 

Un buen poema puede ser el que te recomiende tu profesor, el que te sugiera una nota en el diario más importante de tu país o el que te imponga la editorial más monopólica del mundo. También puede ser el que recite el rapero de la esquina de tu casa quien tiene muchos stats en YouTube. 

Pero también (y este es mi costado favorito), puede depender de nuestras lecturas previas. Si leímos muchos poemas, si conocemos distintos movimientos, contextos, recursos, entre otras, vamos a tener una mayor capacidad analítica y objetividad. También vamos a ser menos manipulados por otras opiniones y citas de autoridad. 

Esto NO implica, sin embargo, que un poema elegido por la gente o por los medios, de manera intuitiva, no tenga valor. Todo lo contrario. 

Por ende, esta pregunta de 5 palabras, podría ser respondida en infinidad de ensayos y me cuesta dar una respuesta que no sea espiralada. Lamentablemente no puedo limitar mi respuesta a un simple “un buen poema es este”. 

De todas formas, en la forma más sintética que puedo lograr para estar a la altura de esta hermosa pregunta, podría decir que un buen poema depende ampliamente de nuestra capacidad lectora y experiencia personal.      

- No, no, no: a la pileta [risas]. Ya sea por lecturas o de manera intuitiva, me decís que ese "buen poema" puede ser detectado (incluso hablás de objetividad). Entonces vos, desde tu lugar, ¿cómo definís un buen poema, independientemente de que a vos te guste o no?

lunes, 1 de febrero de 2021

Valeria Correa Fiz: "Un buen poema desfamiliariza lo cotidiano"

 

Valeria Correa Fiz
(Foto: Stefania Mucci)

Continuando con la serie "Buena/ mala poesía: hablan les poetas", es Valeria Correa Fiz quien se presta esta vez al ejercicio. Sus respuestas construyen un acercamiento que tiene puntos en común con el de Eduardo Berti "la poesía como herramienta, decíamos aquí), pero por supuesto con un matiz particular. En efecto, la herramienta de Correa Fiz es un instrumento óptico -lupa, microscopio, telescopio, caleidoscopio, mirilla...- que permite ver lo común de otra manera. Pero no me crea: ¡vaya y compruébelo aquí abajo 

***

- ¿Qué es un buen poema?

- Un temblor; no importa lo acostumbrados que estemos a leer poesía: un buen poema nos coloca en un estado de excepción. Porque desfamiliariza lo cotidiano o privilegia un instante ínfimo; porque algo se resignifica, desenfoca, se vuelve ambiguo o adquiere otro espesor. Un buen poema siempre entusiasma, que etimológicamente quiere decir estar en posesión divina.

- ¿"Siempre entusiasma"? ¿No hay poemas que reconozcas como buenos y que  sin embargo no te interesen?

- Hay poemas que reconozco como buenos que me interesan menos que otros naturalmente pero un buen poema me interesa siempre, al menos desde un punto de vista didáctico, de lo que puedo aprender de él.  

- ¿Qué es un mal poema?

jueves, 28 de enero de 2021

Estrofas en peligro de extinción I: El Zéjel



Pocas formas poéticas de nuestra lengua tienen un origen tan característico y antiguo como el zéjel. Pues surge directamente del trasvase de un elemento poético árabe a nuestra cultura a través del legado andalusí. En sus primeras variantes en lengua castellana aparece en árabe andalusí con palabras romances intercaladas, pero a posteriori se produjo un calco de esta forma al romance peninsular. Cabe mencionar que aún hoy ha sobrevivido de forma paralela en el mundo árabe del mediterráneo occidental de forma cantada y en algunos casos improvisada, siendo considerado por la UNESCO el zéjel libanés Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. 

Esta compuesto por dos versos consonantes en rima par (estribillo), seguido de tres versos monorrimos (mudanza) para cerrar con un verso con la rima inicial (vuelta) y regresar al estribillo. De esta forma podemos encadenar tantas estrofas como las rimas nos lo permitan. Lo veremos de forma mucho más gráfica en este ejemplo: 

¡Ay fortuna, (a)
cógeme esta aceituna! (a) [Estribillo de 2 versos]

Aceituna lisonjera (b)
verde y tierna por defuera, (b)
y por dentro de madera, (b) [Mudanza]
¡fruta dura e importuna! (a) [Vuelta]

¡Ay fortuna, (a)
cógeme esta aceituna! (a) [Repetición del estribillo]

Fruta en madurar tan larga (c)
que sin aderezo amarga; (c)
y aunque se coja una carga, (c) [Mudanza]
se ha de comer sola una. (a) [Vuelta]

¡Ay fortuna, (a)
cógeme esta aceituna! (a)

Lope de vega, fragmento de El Villano en su Rincón


POSIBLES VARIACIONES
Métricamente, de forma tradicional el zéjel se ha escrito en arte menor y en formas parisílibas. Con frecuencia, en el siglo de oro se han utilizado tertrasílabos y hexasílabos en el estribillo para dar un sentido más pegadizo, mientras que se volvía a la mudanza con el octosílabo, aunque no siempre es así y esencialmente el octosílabo supone la base. De utilizar formas imparisílabas la musicalidad perdería su estilo "arromanzado" para volverse seguramente más postrenacentista.

Podría adaptarse al arte mayor pero yo no lo recomiendo por dos razones: Una es que es una forma que por su formato ha de brillar por cierto minimalismo dentro de un modelo repetitivo, algo harto más complejo en el arte mayor y la otra es que al componer los tres versos de la mudanza, la distancia silábica entre la rima de la vuelta y el estribillo es excesiva.

Por último mencionaré la posibilidad de asonantar esta forma: efectivamente es posible, y a este respecto va a ser determinante el carácter que se le quiera imprimir, debiendo considerarse en cualquier caso una mera variante sobre el original ya que como ya he mencionado la característica del zéjel es su gran musicalidad y frescura dentro de la sancillez que suscita su brevedad y carácter reiterativo.



CONSIDERACIONES PRÁCTICAS:
Aunque en teoría se pueden construir zéjeles con infinitas estrofas en la práctica no es así, ya que al tener que encontrar nuevas rimas para la vuelta nos veremos limitados la cantidad de éstas, pero téngase en cuenta que si utilizamos la variante asonantada esta limitación casi desaparece.

El uso de formas muy breves así como imparisílabas puede dotar al zéjel de un estilo muy próximo al de ciertos experimentos modernistas con un alto grado de musicalidad en la línea autores como Verlaine y sus reminiscencias hispánicas.

Una extensión del poema demasiado larga podría verse anquilosada por la excesiva rehiteración del estribillo, aunque a este respecto podrían elaborarse formas más complejas donde se dan varios estribillos diferentes que puedan rotar entre sí o simplemente desarrollarse de forma lineal.

martes, 19 de enero de 2021

Test: ¿Cómo ve usted la poesía?

 

Fuente de la imagen 

¡Edición especial de esta serie dedicada a sondear a los poetas sobre sus concepciones de lo que es la buena y  la mala poesía! Hemos tenido la suerte de que las primeras cuatro entrevistas (a Luisa Futoransky, Eduardo Berti, Oscar Steimberg y Joaquín Badajoz) fuesen tan ricas y diversas que nos permitieron esbozar cuatro maneras diferentes -no las únicas, no necesariamente contradictorias- de concebir la poesía. Y a partir de ellas confeccionar un test. 

¿Quiere descubrir cuál es su concepción de la  poesía? ¡Responda estas preguntas y lo sabrá! 

***
 1) ¿Qué es un buen poema?

       a. El que deja una impresión duradera porque ofrece referentes emocionales nítidos. Un buen poema puede acompañarte toda tu vida.

       b. El que no puede ser resumido ni dicho de otra manera.

       c. ¿El que abre camino a una experiencia a la vez ajena y compartida? ¿A una experiencia lúdica de aceptación súbita de construcciones rítmicas, métricas, estróficas? Pero siempre es una apuesta.

       d. Uno esencialmente tropológico, traslaticio, aliterativo, rítmico. Se pretende arquetípico y luego se desmonta en mil partes, ofreciendo una mirada oblicua y personal, y conecta con el lector desde diferentes niveles.

2) ¿Qué es un mal poema?

miércoles, 13 de enero de 2021

Joaquín Badajoz: "Como todo oficio, la poesía es un arte que se aprende"

Joaquín Badajoz

Y les poetas siguen hablándonos de sus gustos y de sus definiciones de buena y mala poesía. En esta cuarta entrega de la serie, saliendo de Argentina y/o de Francia, es el poeta cubano-norteamericano Joaquín Badajoz quien se presta al ejercicio, desde una perspectiva con la que en el Teclado Excéntrico nos sentimos bastante representados. ¿Que quiere saber cuál es? Es usted afortunade, unas líneas más abajo se revela. 
***

- ¿Qué es un buen poema?

- La buena poesía es esencialmente tropológica, traslaticia, aliterativa, rítmica. No importa que esté despojada de metro y rima, lleva en sí un ritornello y un aliento que la convierten en algo más que una oración dividida en estrofas. La buena prosa poética comparte estos requisitos, aunque su estructura y libertad sean diferentes. Desde esa encrucijada de géneros se han escrito bellas novellas líricas. Aunque también creo que la buena prosa debe tener cadencia, ritmo, y energía intrínseca, que revelen el estilo del autor, y un componente poético que no tiene que ser demasiado elaborado, lírico o experimental, y que puede desprenderse de la vida misma, porque la poesía está en el hueso del idioma —ya lo advertía Borges en “Antiguas literaturas germánicas” cuando explicaba las aliteraciones poéticas que han sobrevivido en las frases comunes o las kenningar, esas artificiosas figuras retóricas de la poesía escáldica—. 

Un buen poema debe pretender ser arquetípico para luego desmontarse en mil partes, ofrecer una mirada oblicua y personal, y por supuesto conectarse con el lector desde diferentes niveles. Pero un buen poema, para serlo en su totalidad, a menudo exige un buen lector.

- ¿Qué es un mal poema?

miércoles, 6 de enero de 2021

Oscar Steimberg: "La buena poesía siempre tiene una condición de apuesta"

 

Oscar Steimberg (Foto: Julieta Steimberg)

Tercera entrega de esta serie de entrevistas en las que poetas nos hablan de lo que es un buen o un mal poema (y une buen o un mal poeta) y, por ende, de su concepción de la poesía. Así, después de Luisa Futoransky y la poesía como espejo y Eduardo Berti y la poesía como herramienta, Oscar Steimberg nos habla de la poesía como... ¿Quiere saber como qué? ¡Entonces lea, señore!   

***

- ¿Qué es un buen poema?           

- ¿Una construcción poética que abre camino a una experiencia que se sentirá como de lectura, de composición, de dicción, a la vez ajena y compartida? ¿Y también lúdica, por la apuesta incluida a la aceptación súbita de construcciones rítmicas, métricas, estróficas..? En todo caso, la buena poesía siempre tiene una condición de apuesta. 

- ¿Qué es un mal poema?

- ¿Una construcción de lectura, de escritura, de dicción que en recepción no se puede o no se quiere asumir como tal? (¿En cada caso, a partir de una calificación que no es en principio universal?)

- ¿Podrías ser más explícito? ¿Porqué "no se puede o no se quiere asumir" como construcción de lectura, de escritura o de dicción? 

- Creo que por efecto de unas prevalencias en las costumbres de producción y procesamiento que incluyen la asunción de una posición confrontativa, o cooperativa, u obediente.

 - ¿Qué es un/a buen/a poeta?

jueves, 31 de diciembre de 2020

Poemas con excusa XII: versos maradonianos


En esta nueva entrega las distintas aportaciones girarán en torno a Diego Armando Maradona en relación a su reciente fallecimiento. Participan en esta entrada Alejo Steimbrg, Raúl Lozano y Pedro Poitevin.

Steimberg entra con un soneto endecasílabo (once de catorce para el diez) donde el eje central es la referencia a la cultura argentina y al propio Maradona a través de las distintas figuras que se mencionan. Tal como Jorge Luis Borges (ciego extraordinario, verso 2) en alusión a su poema "el gólem" (En su nombre la cosa se refleja, verso 1) donde se pone en evidencia que la palabra es una suerte de arquetipo de aquello que se nombra, dando a entender que la imagen de Maradona ha trascendido como arquetipo en la cultura popular. La forma se caracteriza por ser un soneto con tres cuartetos y dos versos finales. Este tipo de composición fue desarrollada por el poeta argentino Pedro Bonifacio Palacios de quien Borges dijo que había escrito los mejores y los peores versos de la lengua castellana. El ritmo se desarrolla de forma fluida reforzado por los paralelismos del segundo y tercer cuarteto. Por último, se cierra el poema con una referencia al  gol llamado la mano de Dios como culmen del texto y de la propia carrera del futbolista.


Once de Catorce para el Diez

miércoles, 30 de diciembre de 2020

Eduardo Berti: "Un mal poema es el que hace lo mismo de siempre con las palabras"

 

Eduardo Berti

Segunda entrega de esta serie de entrevistas que hemos dado en llamar "Buena/mala poesía, según les poetas". En esta edición, Eduardo Berti ("narrador que a veces hace poesía" en sus propias palabras). ¿Definiciones claras, precisas e iluminadoras sobre estos temas que nos interesan sólo a nosotres? ¡Sólo en el Teclado Excéntrico, señore!

***
- ¿Qué es un buen poema? 

- Algo que no querríamos ni podríamos resumir, algo que no querríamos ni podríamos decir de otra manera. O ya sería otro poema. Algo que nos revela algo, incluso algo que creíamos saber, sobre el lenguaje, el mundo o nosotros mismos, pero cuya revelación siempre tiene que ver con el lenguaje.

- ¿Qué es un mal poema? 

- Todo lo contrario de lo anterior.

- ¿Qué es un/a buen/a poeta? 

- Alguien que sabe sacudir las inercias y las convenciones en el mundo de las palabras. 

- ¿Qué es un/a mal/a poeta? 

miércoles, 23 de diciembre de 2020

Luisa Futoransky: "Un buen poeta es el que camina conmigo, aunque nuestras búsquedas y realizaciones formales no sean las mismas".




    Luisa Futoransky
Convencidos de que las polémicas son como los topos (pueden afear el terreno pero dan cuenta de que que está vivo), en El Teclado Excéntrico empezamos una nueva serie de entrevistas a poetas, a los que los hacemos hablar de buena y mala poesía. En esta primera entrega, Luisa Furoransky.

***

- ¿Qué es un buen poema?

 - Un buen poema o una buena foto, y lo mismo ocurre con una melodía o con un cuadro, son buenos cuando te quedan dentro, cuando entre el magma de estímulos que te ofrece el día te resultan referentes emocionales, nítidos, precisos. Puede tratarse de un par de líneas, inevitables, que te acompañen toda la vida. Podés servirte de ellas con mayor o menor intensidad en las distintas etapas de tu tránsito. 

- ¿O sea que es absolutamente individual? ¿Un buen poema es algo que me guste a mí? ¿No es posible considerar que haya poemas buenos que a mí no me gusten?

- Gustar, no gustar es tan relativo que no vale la pena ahondar por ese campo embarrado. Por supuesto que el buen poema puede no gustarte y sin embargo responder a innegables parámetros de excelencia.
  
- ¿Qué es un mal poema?

jueves, 29 de octubre de 2020

Poemas con excusa XI: Ontología en soneto


                                        

Hoy nos ponemos filosóficos,pues en esta entrega desglosaremos las nuevas aportaciones de Darío Steimberg y Raúl Lozano en forma de soneto y en las que a través de esta estrofa, se nos ofrecen reflexiones en torno al concepto de realidad desde diferentes perspectivas.

Empezamos con el texto de Steimberg: lo curioso en este soneto es que además de proponer una disyuntiva ontológica maneja en su tratamiento la paralipsis, pudiendo haber estado perfectamente en nuestra anterior entrada. En él se usa un registro complejo pero algo hipnótico haciendo uso del hipérbaton y la elipsis como en el tercer verso o el catorceavo. En cuanto al contenido se aprecia una disyuntiva entre realidad y apariencia: lo que funestamente se describe como realidad en los dos cuartetos se revela apariencia en los tercetos. Este recurso aunque ha sido algo muy recurrente en el barroco sigue imprimiendo un gran interés a nivel de creación literaria y su reapropiación supone sin duda un acierto. Otro recurso de interés se da en los dos primeros versos donde se sintetiza el contenido que se vendrá desarrollando en todo el soneto de forma precisa y lacónica  Soñé perturbaciones de escala planetaria / y a veces no moría ni un pájaro en la noche. Sin más dilación, atreveos a interpretaciones: